Gabinete Psicológico Linca

El pensamiento autodestructivo y sus consecuencias

Las creencias, valores, actitudes y expectativas que modelan nuestra conducta no son fruto de las emociones ni se generan en otro sitio que no sea en los pensamientos. Cuando pensamos perdemos el contacto con la realidad, es cierto que pensar no es malo, pero la repetición continua de determinados patrones de pensamientos nos pueden llevar a un mundo de ilusiones y también de problemas construidos en nuestra mente.

 

No podemos silenciar nuestra mente pero sí debemos estar atentos a estos pensamientos autodestructivos que nos pueden amargar e impedir nuestra felicidad. Detrás de sentimientos negativos como la ansiedad, depresión, culpabilidad, ira, etc., siempre se esconde un pensamiento negativo. El pensamiento distorsionado y autodestructivo es el causante de este estado anímico doloroso y debemos corregirlo.

Patrones de pensamientos autodestructivos son:

La desvalorización constante sobre nosotros, pensamientos del tipo: “no puedo”, “se que no lo haré bien”, “no estoy a la altura”, pero estos pensamientos solo muestran nuestra inseguridad, no son un reflejo de la realidad. O bien, el pensamientos contrario, pretender ser el experto y que el error no sea una opción, esta variable lleva a la persona a justificarse constantemente, estar estresada, etc.

Culpabilización constante de que la culpa es nuestra conlleva sufrimiento, imagen distorsionada de la realidad y depresión

Comparación con los demás de forma continuada, este tipo de pensamientos nos hacen sentir mal y se instauran como un patrón de pensamiento recurrente que afecta incluso a la autoestim0_bn7pq88ja y puede desencadenar depresión. Siempre hay gente más feliz pero también más triste que tú en un determinado momento, no hay que compararse con nadie, porque cada uno es único

Victimización, es decir, los pensamientos de cuántos problemas tengo, que poco me valoran, pobre de mí, etc., esos pensamientos egocéntricos hace que tengas una visión negativa del mundo y no te ayudan a ser realista

Preocupaciones anticipadas acerca de lo que pueda ocurrir, ese agobio y ansiedad por algo que puede no ocurrir, no es la manera correcta de afrontar los problemas, ya que incluso magnificamos el dolor

Pensamientos negativos sobre los demás, del tipo critica constante de los otros, tener siempre un pensamiento y palabra negativa para los demás, nos produce insatisfacción e irrealidad.

Pensamientos “debería” es un pensamiento común y genera culpabilidad y enfado, además de estrés. Los debería suponen la existencia de una lista de reglas inquebrantables que al romperlas generan culpabilidad.

Para no caer en estos pensamientos autodestructivos desde el Gabinete Psicológico Linca trabajamos cuatro fases en consulta:

– Fase 1. Tomar conciencia de estos pensamientos autodestructivos que hasta el momento no tenías

– Fase 2. Una vez tomas conciencia, tratar de no volver a cometerlos

– Fase 3. Intenta comprender estos pensamientos y tratar que las reacciones emocionales que éstos generan sean menores que antes.

– Fase 4. Se trabaja la anticipación de estos pensamientos, conocemos situaciones en las que sabemos que surgiran estos pensamientos y trataremos de tomar otra respuesta más adaptativa

2 pensamientos sobre “El pensamiento autodestructivo y sus consecuencias

    1. Mariana

      Me alegro que el post te haya gustado y sobretodo que te haya servido para esclarecer dudas, para aplicarlo en un momento dado o simplemente para aprender más sobre esta temática!! Thank you for comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *