Gabinete Psicológico Linca

Gaslighting

Esa palabra que nos parece impronunciable, gaslighting, es una forma de abuso psicológico, una técnica de manipulación emocional que mucha gente usa y que viene de la obra de teatro “Gas lights”, donde un marido convencía a su mujer de que estaba imaginando lo que no era, manipulando la realidad y haciéndola creer que estaba loca.

Hay personas así, gente que te hace dudar, poniendo en107_th_AMISTADES_PELIGROSAS  tela de juicio tus sentimientos, ideas, creencias y decisiones y minan de esta forma tu seguridad. Es en toda regla un desmantelamiento de la percepción de la realidad de una persona y suelen usarlas personas que tienen un alto grado de control y proximidad a la víctima.

Desde el punto de vista psicológico es un condicionamiento social en el que la persona que la ejerce intenta desacreditar a la otra, de forma que usan frases como: eso no sucedió, no lo recuerdas bien, ¿estás segur@ de eso? ¿de verdad pasó así?, eres demasiado sentimental, llegando incluso a hacerle creer que está loca porque cambia fechas de eventos, le dice que lo entendió mal, cambia de tema alegando que ya han hablado de eso antes, intenta asilarla, le esconde cosas o las cambiar de lugar, niega sucesos verídicos delante de amigos, llega a acusarla de exceso de imaginación y vivir en las nubes, etc.

El Gaslighting es difícil de detectar porque no suele cursar con violencia, sino todo lo contrario, la persona que lo ejerce intenta comportarse de manera amable, incluso defiende a la víctima, etc. Cuando se da este abuso la víctima no confía en su propio juicio e ideas y esa inseguridad la lleva a necesitar aprobación externa, que recibe de su manipulador, que además suele ser alguien cercano y lo hace en su intento de alterar su percepción de la realidad y sacar provecho de ello

Hay varias características que hace que una persona sea más proclive a ser víctima: la necesidad de tener la razón, la necesidad de aprobación y la necesidad de afecto

¿Cómo aprender a detectarla? Cuando tenemos al lado a una persona que te hace sentir mal continuamente, te hace dudar y disminuye tu autoconfianza, está claro que es alguien tóxico para nosotros y ahí es cuando debemos estar atento. No debemos dejar que nadie ponga en duda nuestros sentimientos y pensamientos, ya que nadie está dentro de nosotros, y no puede saber a ciencia cierta lo que de verdad pensamos y sentimos.

Normalmente el manipulador es un narcisista o una persona con personalidad agresiva, donde su obj1253373059064_fetivo es siempre ganar y conseguir lo que quieren y para ello utilizan esta estrategia donde inculcan culpa, infunden miedo y provocan la duda en su víctima.

Salir de esta situación no es fácil pero podemos ayudarte, lo primero es ser dueño de tu mente y confiar en ti mismo, ya que la manipulación comienza a perder su peso cuando somos conscientes, lo reconocemos y lo etiquetamos. No caer en discusiones acerca de sentimientos o pensamientos, ya que no son objetivas. Debemos también aclarar qué es una relación sana y sus características, ya que si no tienes idea de cómo es una relación positiva no sabrás reconocer los síntomas de abuso. Y por último enfrentarnos a ese abuso emocional de forma lo más asertiva posible: buscando ayuda profesional, sacando el problema a la luz pero en un ambiente seguro, buscando apoyo en familia y amigos, etc.

3 pensamientos sobre “Gaslighting

  1. Mariana

    I am glad you found the information useful and we will continue to write and improve the information. Thank you for your comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *